Skip to main content
Comparte esto con tus amigos:

El Papa Francisco, representante de la iglesia católica asegura que los homosexuales también son hijos de dios y tienen derecho a la familia. ¡Te contamos todo! ¿Tú estás a favor o en contra?

El papa Francisco se mostró por primera vez a favor de que pueda haber una ley de uniones civiles para homosexuales, en el documental “Francesco” del director Evgeny Afineevsky que se estrenó hoy en el Festival de Cine de Roma.

“La gente homosexual tiene derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia y nadie debería ser expulsado o sentirse miserable por ello”, afirma el pontífice en una de las frases a lo largo del documental.

Después de estas palabras que probablemente causarán controversia entre los católicos, el Papa Francisco se pronunció directamente sobre el tema de las uniones civiles para parejas homosexuales. “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente”, dijo el Papa Francisco. “Yo defendí eso”.

Las declaraciones aparecen en “Francesco”, un documental sobre la vida y el ministerio de Francisco que se estrenó el día de hoy en el Festival de Cine de Roma y se estrenará en América del Norte este domingo.

Más detalles sobre el documental “Francesco” 

La película tiene una duración de aproximadamente dos horas y aborda temas de la actualidad como la creciente brecha entre ricos y pobres, el racismo, el cambio climático, el abuso sexual, las migraciones, el tráfico de personas, la polarización política y las relaciones entre cristianos, musulmanes y judíos.

Esta película nos permite ver todos estos problemas a través de los ojos del papa Francisco, sus pronunciamientos, sus escritos, sus comentarios en Twitter, sus viajes y los titulares de los diarios.

También Afineevsky nos presenta entrevistas con el papa Francisco y apariciones de expertos de la Iglesia católica, refugiados, víctimas de abusos sexuales, una pareja homosexual, un sobreviviente del Holocausto, rabinos y musulmanes.

El filme mezcla comentarios papales con imágenes de bombas en Siria, barcos de inmigrantes hundiéndose en el Mediterráneo, tifones en las Filipinas, derretimiento de casquetes polares, la separación de familias inmigrantes en la frontera entre México y Estados Unidos, un campo de refugiados en Grecia y el asesinato de negros a manos de policías en Estados Unidos.

En la película también destaca el hecho de que juzgó muy mal la escala y la severidad de la crisis de abuso sexual de la iglesia y que luego reconoció públicamente su error y pidió disculpas.