Comparte esto con tus amigos:

Existe un mito que se ha generado ante las salas de cine, y este es que son consideradas inseguras, aquí te decimos que no es así.

Recientemente se han hecho efectivas restricciones en espacios públicos, esto debido a la situación de pandemia que vivimos a nivel global, en especial en México, donde muchas personas piensan que ir a una sala de cine es inseguro y que fácilmente pueden contagiarse de COVID-19. Esto no es totalmente cierto.

El miércoles pasado la Revista Merca 2.0 realizo un webinar sobre este tema y los puntos que se abordaron respondieron a la pregunta: ¿Es seguro ir al cine en plena pandemia del COVID-19?.

La respuesta a esta pregunta vino de sus panelistas:

Tabata Vilar (directora de Canacine en México), Manuel Urrutia (vicepresidente global de Cinepolis), Fernando Evole (Country manager de Cine Yelmo en España) y bajo la coordinación de Álvaro Rattinger (Director General de la Revista Merca 2.0).

¿Es seguro ir a una sala de cine a ver una película?

La respuesta es Si. Es totalmente seguro ir a una sala de cine a disfrutar de una película, ya que existen en las salas de cine (esto hablando estrictamente de México y considerando a sus dos principales proveedores de este servicio: Cinepolis y Cinemex) sistemas de aire acondicionado que re-inyectan nuevo aire hasta ocho veces por función en promedio, lo cual es aún superior al que encontramos en hospitales y el recomendado por la Organización Mundial de la Salud, logrando con ello alcanzar una acumulación de  CO2 debajo de los 650ppm, cumpliendo con los estándares (<800ppm) de la calidad de aire. Logrando una taza de refresco de 1.6 cambios por cada hora, osea cada 37.5 minutos en promedio.

Además de aplicar medidas sanitarias tales como:

  • La sana distancia entre asientos, esto vendiendo solo los asientos disponibles para garantizar esta distancia permitida.
  • Programación de las funciones para que no haya aglomeraciones en las áreas comunes de los cines.
  • Aplicación de gel antibacterial y toma de temperatura corporal al momento de ingresar a las instalaciones del cine.
  • Limpieza sanitaria de las salas y las áreas comunes del cine de manera continua.
  • Uso de equipo de protección por parte del personal que atiende en las salas.
  • Sanitización de espacios de uso común.
  • Retiro de áreas de servicio no esenciales; tales como frazadas, revistas y carros de servicio hasta nuevo aviso.
  • Uso de canales digitales para el pago del servicio.
  • Instalación de dispensadores de gel antibacterial.
  • No tener contacto físico.
  • Revisar continuamente el estado de salud de los colaboradores de la sala de cine.
  • Lavado de manos constante.
  • Limpieza y sanitización por cada transacción.
  • Cambio de ropa por parte del personal una vez que llagan a laborar a la sala de exhibición.

 

Una vez dentro de la sala

Se debe tomar en cuenta que la gente al momento de ver una película, se encuentra en silencio y en uso de su cubrebocas y mirando al frente, condiciones ideales para no esparcir el virus.

Estudios han demostrado que al estar en silencio se reduce el riesgo hasta catorce veces menos la emisión de micropartículas infecciosas, estos factores son esenciales para que no existan contagios. En contraste de las reuniones con amigos y familiares donde por lo general la gente grita, sonríe y se abrazan constantemente; haciendo que su riesgo de contagio sea aún mayor.

Estudios realizados han demostrado que no ha habido ningún caso de contagio por ir al ver una película a una sala de cine.

Se reveló que en Corea de Sur de 31.5 millones de asistentes a las salas de cine entre febrero y septiembre de 2020 no hubo ningún caso de infección incluyendo al personal que labora ahí, aún siendo que 49 casos de COVID-19 infectados confirmados asistieron a las funciones.

En conclusión Podemos decir que si deseas ver una película, adelante ¡¡ ve y disfruta de tus estrenos esperados…!!