Skip to main content
Comparte esto con tus amigos:

Después de Emily en París querrás visitar la ciudad las luces y amor para aplicar estrategias de marketing al estilo americano ¿ya la viste? ☕🥐

Años después de Sex and the City, The Devil Wears Prada y Gossip Girl, llega en otoño de 2020 el estreno de Emily in Paris. Una serie de Netflix que combina los tramas que se han convertido en un cliché en el género de comedia romántica: moda, relaciones amorosas y de amistad.

Emily en París

El creador de la serie es Darren Star además de contar con la participación de Patricia Field, quien colaboró para el vestuario de The Devil Wears Prada. Además es la diseñadora de los memorables tutus de Sex and the City, los cuales son un detalle que vemos muy marcado en esta nueva serie. Sin embargo, la propuesta de 2020 es considerada una versión lite en los temas y vocabulario que se trataban en la chick flick de los 2000’s.

La trama gira alrededor de Emily Cooper (Lily Collins) una chica de Nueva York que, por situaciones imprevistas, viaja a París en representación de la agencia de marketing para la que trabaja: Savoir. Las diferencias entre las culturas se hacen notar, la adaptación de Emily es lenta pero positiva. Sin embargo, los problemas se solucionan en la hora del almuerzo, sólo es necesario agendar un trago en un café de París.

Experiencia americana en marketing

El uso de las redes sociales para dar a conocer intereses y opiniones está protagonizado en esta serie. La era de Instagram y su poder de alcance crean nuevas oportunidades para Emily. La mayor parte de los encuentros con representantes de marca se generan como producto de una interacción en social media.

La chica aprovecha su carácter y maestría en comunicación para convencer a los empresarios, diseñadores y representantes de marca que aparecen en la serie. Al parecer su elevator pitch contiene los puntos clave que lo convierten en una propuesta convincente.

Sin embargo, en esta serie cada error y desventura se utiliza como una oportunidad para hacer crecer a la marca. Un claro ejemplo de cuando en un medio de comunicación se crea una conversación negativa hacia la marca, en consecuencia los community managers saben cómo transformarlo en algo positivo.

Escena en París Emily en París

Emily en París

El estilo experimental de Emily

Las tendencias de moda se hacen presentes entre el estilo americano de la protagonista y el clásico de las parisinas. Los elementos aficionados la hacen ver como una ringarde.

Uno de los principios de los diseñadores de vestuario es experimentar, por lo que las combinaciones entre las piezas de vestuario y los accesorios crean atuendos memorables. Los detalles que vemos en Emily in Paris con frecuencia son las botas blancas, altas o anckle boots. Asimismo, la protagonista agrega una chaqueta a un vestido para obtener un estilo Street, sin mencionar la variedad de gorros que complementan sus outfit. Como hemos mencionado, una combinación que se explotan en la serie es el uso de tutus con un elemento ajustado en la parte superior.

La escena con el look más icónico ha sido le del Ballet, donde vemos a Lily Collins con un vestido negro en las escaleras. Artistas la han identificado como una nueva Audrey Hepburn.

Emily en París serie netflix

Emily en París

¿Una producción única del mundo de la moda?

Además de los elementos que hemos mencionado de de Sex and the City, la influencia de la historia de The Devil Wears Prada también esta presente en esta serie. Para hacer referencia empezaremos por The Fashion Week in París, siguiendo con una jefa parecida a la legendaria: Miranda Presley. Finalmente remarcamos los catástrofes en el trabajo que son acompañados de colegas para solucionarlos.Influencia de The Devil Wears Prada

Emily en París

Las referencias de la serie Upper East Side Gossip Girl son explícitas, estas se convierten en una base para diálogos y construcción de personajes. Una de las escenas más renombradas hasta ahora, es en la que señalan a la industria fast fashion como un factor necesario para el éxito de las marcas de lujo.

Sin duda cada una de las series tiene sus distintivos que las han hecho tan exitosas. Prueba de ello son las extendidas temporadas que tiene cada una. Esto sólo significa una cosa: tienen un segmento de mercado muy definido.

Emily en París

Netflix